La palabra más pronunciada en redes sociales como en medios informativos que más se pronuncia actualmente en nuestro país con un aforo de envergadura internacional y que a cada momento es modulada por dirigentes, diputados, periodistas, la señora de la tienda, el conductor del taxi, el vecino del barrio, incluso por el propio presidente Morales es el vocablo: IN-CONS-TI-TU-CIO-NAL. Todos versan sobre la misma, la comentan día a día y oponen sus ideas. A más de defender una ultraposición -y no estoy dando razón a opositor, oficilista y al incorporado cívico- es que debemos comprender y tener una base mínima de su significado y claro esta que hablar con “conocimiento es hablar con poder”, es por esta razón es que se debe imprescindiblemente comprender su significado y su trascendencia en este punto de la situación que atravezamos (día 15 de paro cívico). Será la vitalidad para nuestra crítica situación.

Para una facil comprensión del vocablo INCONSTITUCIONAL primeramente debo tener claro cuál el significado de la llamada : CONSTITUCIÓN de un país.

Me refiero a ella como el conjunto normativo que ocupa el primer lugar del ordenamiento de leyes de un país, esta ley superior es el motor y eje que regula la generación y aplicación de otras leyess inferiores o secundarias por lo cual una persona que demanda o pretende algo, en primer lugar, necesariamente debe recurrir a ella para obtener la certeza de que una pretensión es válida. Dicha conexión le da sentido a la norma para expresar con total seguridad que un acto es legítimo y se encuentra normado de acuerdo al dictamen constitucional, las demás normas que se alejan o se desvian de ellas son conocidas como ilegítimas, inválidas, inconstitucionales y ineficaces jurídicamente por 2 razones: el texto de las normas constitucionales gozan de superioridad, segundo, un acto contrario a ese texto es inválido porque no está en la ley y se presume que no ha nacido y no tiene sentido jurídico.

¿Quién ejerce el control de la interpretación de la constitución?

La entidad denominada como  Tribunal  Constitucional  es  el  más  máximo  tribunal  encargado  del  control  concentrado  de  constitucionalidad  y  la  interpretación judicial  de  la  misma.  Como  tal,  debería  ser  un  organismo  absolutamente  independiente  de  los otros  órganos  de  poder,  toda  vez  que  su  labor fundamental   es  ejercer  el  control  sobre  todos  los  actos de  los  gobernantes.

Tratadistas reconocidos señalan que esa instancia, en otros países, esta revistida de poder jurídico  para controlar malas interpretaciones y ser un  órgano independiente sin injerencias de otros órganos pero lo que ocurrió en noviembre del 2017 en la sentencia 0084/2017 emitido por el Tribunal Constitucional de Bolivia se aparta de lo correcto y lícito, el resultado de dicha resolución incide en que sea habilitado al entonces presidente Evo Morales para que una vez más sea candidato a una cuarta relección, según ese fallo se aplicó el derecho más preferente y eso se extrajo de las Normas de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Art 23: Todo ciudadano goza del derecho y oportunidad de votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas realizadas por sufragio universal (…)

Aquí apreciado lector comienza el primer eslabon de la cadena de actos y cuyos resultado lo estamos tragando estos dias.

Actos jurídicos a tomar en cuenta y comprender qué es constitucional

La antitesis de la dicción constitucional es la inconstitucionalidad de una norma, y eso significa que algo no se ajusta a lo establecido en la Constitución vigente alegando que atenta contra la ley fundamental de un Estado y está claramente identificado en las siguientes posiciones:

1.- La sentencia SCP 84/2017 emitida por el TCP es válido para ciudadan@s en esa situación,  no lo condiciona a que sea a mandatarios actuales en función y en beneficio de esa 4ta respostulación.

https://edwinfigueroag.files.wordpress.com/2017/12/sentencia-0084-2017-tcp-bolivia-reeleccion-evo-morales.pdf

2.- El resultado del Referendum del 2016, conocido como 21F no fue anulado, por lo tanto a la fecha esta vigente.

3.- Ningún informe o convenio internacional ha afirmado que la reelección sea o no un derecho humano. (el autor del post sigue buscando mayores elementos en el derecho comparado).

4.- El artículo 168 de nuestra actual Constitución, señala “el periodo de mandato del Presidente y del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua”, dicho artículo no fue modificado, por lo tanto a la fecha esta vigente.

Tomando en cuenta esas condiciones, ¿Cuál actor o actores está obrando inconstitucionalmente?

Conocidos esos extremos las autoridades del Tribunal Supremo Electoral habilitaron nuevamente con opción a 4ta reelección al presidente Morales.

Con total certeza y habiendo acreditado sustancialmente con esta corta argumentación histórica los hechos puedo retraer lo dicho por el filósofo y abogado francés Voltaire a nuestro contexto: “El último grado de perversidad es hacer servir las leyes para la injusticia” y las contrasto con la célebre frase del 5 de de mayo del 2013: “metele nomás”.

El autor es abogado y contador público, magister en Tributaciòn, Maestrante en derecho procesal civil  y pronto publicará la edición de dos obras: “la prueba en material civil” y “defensa del derecho tributario desde la jurisprudencia boliviana” actualmente su función como axiliar del OJB esta recargada muy pronto retomará la publicación de trabajos en el ámbito tributario.

Deje un Comentario